fbpx

El Examen Mental desde la Patopsicología

Toda enfermedad mental implica la presencia de altera­ciones en la personalidad y también de diversos estados y proce­sos psíquicos.  Ahora, la presencia de alteraciones de la activi­dad psíquica puede estar presente en sujetos que no presentan una patología psiquiátrica, pero cuyo psiquismo se aparta de un funcionamiento normal; tal es el caso de las desviaciones de la conducta o en personas que  por presentar una enfermedad invalidante, que no enfrentan adecuadamente, comien­zan a desestabilizarse, aún sin presentar síntomas psiquiátricos y en otros casos más. De cualquier manera, el diagnóstico que se debe realizar es el diagnóstico del decursar de los procesos y estados psíquicos alterados, el diagnóstico de la personalidad. Es un diagnóstico psicológico no sólo porque determina el estado en que se encuentra en un momento 

 específico  los distintos fenó­menos psíquicos, sino porque tal determinación se expresa en conceptos y categorías psicológicas y a ella se llega a través de medios psicológicos, generalmente experimentales.

Este enfoque metodológico nos  acerca a algunas valoraciones que hace la patopsicología y a su objeto de estudio: las particu­laridades de la patología de la actividad psíquica el hombre en su contrastación con la norma.

Con independencia de las tareas desarrolladas en la clínica psiquiátrica y no psiquiátrica, siempre la valoración de las alteraciones psíquicas estarían focalizadas hacia el:

  1. Análisis  de la estructura de la alteración. Ejemplo: análisis del sistema de motivos en el enfermo alcohólico.
  2.  Establecimiento del nivel de las alteraciones.  
  3. Examen de la dinámica y correspondencia mutua de las alteraciones.  Ejemplo: establecimiento del grado de estabilidad de un estado psíquico determinado (ejemplo: ansiedad patológica) y su correspondencia con otras alteraciones de la memoria, el pensamiento, etc.

De acuerdo a su integralidad, las alteraciones de la actividad psíquica puede observarse en:

  1. Funciones o procesos aislados: esfera sensomotora, pensamien­to, memoria, etc.
  2. Estados psíquicos particulares: ansiedad, frustración, depresión, sugestibilidad, etc.
  3. Característicasde personalidad: autovaloración sugestionabilidad, criticidad, motivos rectores, etc.